Crta. Alpartir (ZP-2152) km.1 - 50100 La Almunia de Doña Godina, Zaragoza
(+34) 976 60 09 56

Consejos para una correcta conservación del aceite de oliva virgen extra en verano

conservación del aceite en veranoCon la llegada del verano, los días de largas horas de luz y las altas temperaturas llega el tiempo de adaptar nuestro menú a comidas más frescas y ligeras en las que, por lo general, el toque final lo pone un buen aceite de oliva virgen extra para consumo en crudo.

Pero ¿sabías que la luz y el calor son los dos elementos que más perjudican la conservación de este producto? A pesar de ser el producto estrella de la dieta mediterránea, el aceite de oliva virgen extra no se lleva muy bien con los elementos más característicos de nuestro clima, la luz y el calor, por lo que en el periodo estival deberemos ser más cuidadosos con la forma de protegerlo.

A continuación te resumimos algunos de los motivos por los que ocurre esto:

  1. El AOVE es un jugo de oliva, y como tal, se extrae en frío directamente del fruto, sin añadir ningún colorante ni conservante en particular. De hecho, una de las características que lo define es su poder como conservante para otros alimentos, aprovechado especialmente para algunos pescados, carnes y verduras.
  2. Al igual que en cualquier fruta, cuanto más contacto directo se da con el oxígeno, las aceitunas no solo van madurando, sino que también se van oxidando. Este proceso de oxidación por maduración continúa, en cierta forma, cuando las aceitunas se transforman en aceite.
  3. A mayor temperatura, mayor pérdida de vitamina E, un poderoso antioxidante natural que se conserva en todos los aceites de extracción en frío, como los de oliva virgen extra. Este proceso se da especialmente durante el cocinado, cuando el aceite se usa a altas temperaturas. Aún así, se recomienda que el AOVE no se conserve en lugares que sobrepasen los 25 grados.
  4. El contacto del AOVE con la luz directa repercute en la pérdida de las propiedades beneficiosas que el aceite de oliva virgen extra tiene para nuestra salud cuando lo consumimos.

 

Alejar el aceite de oliva virgen extra de la luz, el calor y el contacto con el aire

Ya sabemos que no es tu mascota, y puedes dejar tu AOVE solo en casa durante las vacaciones, que a la vuelta te estará esperando en plenas condiciones para seguir usándolo, si bien es cierto que lo ideal no es dejar garrafas y botellas medio vacías durante meses, aunque estén herméticamente cerradas.

El contacto con el aire produce oxidación y altera las propiedades de los aceites de oliva virgen extra de forma que, si los envases quedan medio vacíos, este proceso continuará afectando a nuestro producto. Además, el AOVE es muy sensible a los olores, así que si lo conservamos en un recipiente abierto, los absorberá y esto puede llegar afectar también a su sabor.

Como ya hemos dicho, el contacto del aceite de oliva virgen extra con la luz hace que este pierda sus propiedades por eso, a la hora de decidir en qué envase comprar nuestro aceite de oliva virgen extra, podemos elegir no sólo el plástico –más económico- sino que también disponemos de latas y botellas de vidrio oscuro. Estas dos últimas son las más recomendadas para proteger el aceite de los efectos de la luz y, en el caso de las últimas, son también las más utilizadas en las mesas de los restaurantes, contribuyendo así a su mejor conservación.

botellas vidrio oscuro para aceite¿Se puede consumir un AOVE expuesto a la luz y el calor?

El aceite de oliva virgen extra es un producto natural, sin conservantes añadidos, por lo que como cualquier alimento se irá deteriorando con el paso del tiempo, perdiendo propiedades positivas como los antioxidantes o sus bajos índices de acidez, que poco a poco se irán incrementando. Es lo que se conoce como proceso de “enranciamiento”.

El tiempo que tarde en generase este proceso depende de múltiples factores, como la variedad de la que esté hecho el aceite de oliva virgen extra; el proceso de elaboración; el momento de la recolección de las aceitunas utilizadas en su elaboración y, por supuesto, de todos estos factores combinados con el modo de conservación.

Aún así, si nos fijamos en los envases al comprar el aceite, podemos encontrar jugos de oliva con una fecha de caducidad que se prolonga hasta los dos años. Durante todo este tiempo el producto irá perdiendo sus propiedades pero en ningún caso –salvo circunstancias extremas- su consumo implicará riesgo para la salud.

En cualquier caso, la producción de aceite de oliva virgen extra se realiza cada año en otoño, por lo que siempre será más recomendable consumir un producto elaborado en la temporada, que presente en sus envases información detallada sobre la variedad utilizada para su elaboración y sobre su fecha de consumo preferente, como lo puedes encontrar en todos nuestros productos El Fuelle.

Port Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies