Crta. Alpartir (ZP-2152) km.1 - 50100 La Almunia de Doña Godina, Zaragoza
(+34) 976 60 09 56

Aceite de oliva virgen extra ecológico para cuidar el medio ambiente

 

El aprendizaje de las técnicas de cultivo ha sido tan importante para la historia de la  humanidad que ya en la prehistoria significó el paso a una nueva era, el Neolítico, marcada por el fin del nomadismo, el cuidado de las tierras y el ganado y por ser el origen de importantes civilizaciones de la antigüedad.

Desde entonces, y durante siglos, las mejoras en los sistemas de riego y el control de enfermedades y plagas fueron los grandes retos de la agricultura. Los avances tecnológicos también se han ido incorporando poco a poco al sector hasta llegar a la época de la Revolución Industrial, cuando nueva maquinaria vino a sustituir buena parte de los trabajos más duros del campo. A medida que la ciencia iba avanzando, principalmente a mediados del siglo XIX,  la mecanización de las tareas se complementaba con nuevas técnicas procedentes de investigaciones en ingeniería agrícola y con la incorporación de abonos químicos, plaguicidas, herbicidas y pesticidas que ayudaban a mejorar el rendimiento del suelo y de las plantas y a controlar enfermedades y plagas.

En una siguiente generación ya estaríamos hablando de hibridación para producir semillas con mejores rendimientos y más resistentes y, finalmente, de otros avances en ingeniería genética y cultivos biotecnológicos que vienen a completar el enorme esfuerzo del hombre por, al fin y al cabo, proteger las cosechas de todo proceso natural que les perjudique.

Origen de la agricultura ecológica

Pero, llegados a este punto, también sabemos que muchos de los productos químicos utilizados para mejorar y proteger los cultivos tienen efectos negativos para el medio ambiente y que la agricultura, como cualquier otra actividad realizada por el hombre, también deja su huella en nuestro planeta.

De aquí surge la agricultura ecológica, una práctica que se va extendiendo desde hace décadas y que se centra en reducir estos efectos negativos, argumentando no sólo acerca de los beneficios para el medioambiente y la sostenibilidad, sino también para la salud humana.

Amparada por la legislación europea, esta práctica agrícola se basa en el uso de recursos naturales y de fertilizantes y otros productos autorizados para conseguir esos mismos objetivos que persigue la agricultura tradicional; el control de las plagas, la prevención de enfermedades y la mejora de la fertilidad del suelo.

Sin embargo, la metodología de la agricultura ecológica es diferente porque, principalmente, prescinde del uso de pesticidas, herbicidas, fungicidas, abonos y fertilizantes que generan contaminación en la tierra y los acuíferos y que contribuyen a la pérdida de biodiversidad.

sello productos ecológicos aragónComités de control de la producción ecológica

En España, cada comunidad autónoma gestiona la producción de productos orgánicos a través de los denominados comités de agricultura ecológica, encargados de la inscripción de los productores en un registro oficial, de la certificación de los productos y del control en el proceso de etiquetado, en este caso del aceite de oliva virgen extra ecológico.

En la almazara de Aceites Lis estamos inscritos en el Comité Aragónes de Agricultura Ecológica, que es el órgano competente para determinar si un producto puede o no salir a la venta con la etiqueta de ecológico.

Para llegar a ese punto, la producción de cada campaña de aceite se ve sometida a un exhaustivo control que comienza con la certificación de la materia prima como ecológica, tras ser cultivada con los parámetros establecidos por la legislación vigente en este campo.

Pero el control continúa durante todo el proceso y se extiende también a la almazara. Aquí se elabora el aceite de oliva virgen extra ecológico que, además de provenir de olivares de agricultura orgánica, cuenta con la garantía de que no se ha utilizado ningún aditivo añadido ni durante la extracción del juego ni en la fase de filtrado. Esta circunstancia hace que el aceite de oliva virgen extra ecológico u otros productos con esta etiqueta sean demandados no sólo por consumidores concienciados con el medio ambiente, sino también por personas con alergias alimentarias.

¿Cómo se verifica el origen ecológico de la aceituna?

El trabajo de laboratorio determinará el origen ecológico de la materia prima. Los comités de agricultura orgánica realizan un análisis del aceite elaborado en cada campaña para controlar, de forma específica, la ausencia de multi-residuos procedentes de productos fitosanitarios, algo que aparecería en un análisis de AOVE elaborado con materia prima procedente de la agricultura convencional.

Esta analítica será determinante para catalogar el producto final con la etiqueta de ecológico, más aún teniendo en cuenta que este origen orgánico no genera diferencias apreciables en un análisis químico normal y en uno organoléptico. Con esto queremos decir que las características organolépticas –sabor, olor, color- del aceite y de sus parámetros químicos –peróxidos, grado de acidez, etc…- no tienen por qué presentar notables diferencias con respecto a un aceite convencional.

aceite de oliva arbequina ecológicoAuditorias previas y posteriores

Esta analítica forma parte del control que, como hemos dicho ya, va mucho más allá de la vigilancia del trabajo en las explotaciones agrícolas. Las almazaras tienen su propia auditoría, que incluyen una inspección previa de las instalaciones para confirmar que no hay ningún tipo de “contaminación” con los procesos de elaboración de aceite convencional.

Para evitar este contacto, el AOVE ecológico se elabora en Aceites Lis al principio de la campaña, antes de empezar a trabajar con el resto de aceitunas. Como resultado, el aceite de oliva virgen extra ecológico El Fuelle también presenta las mejores propiedades de los jugos extraídos a partir de las aceitunas más tempranas.

En esta auditoría se hace una revisión in situ de todas y cada una de las etapas del proceso productivo. Esta inspección incluye la revisión de todos los registros realizados durante la elaboración, tanto los referentes a la certificación de la materia prima y su entrada en la almazara como todos los que afectan a la higiene y limpieza de los equipos utilizados. Uno de los requisitos en este último aspecto es que todos los productos utilizados para limpieza  y desinfección también deben estar aprobados para la producción de alimentos con la etiqueta de ecológicos y no presentar materias activas abrasivas.

Una vez revisado el proceso, el personal del comité de agricultura ecológica recoge una muestra del aceite elaborado, que se llevará para la analítica específica de residuos. Con el visto bueno de todo este proceso, las etiquetas de todos los productos certificados como ecológicos u orgánicos incluirán los logotipos que les identifica como tales.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies