Crta. Alpartir (ZP-2152) km.1 - 50100 La Almunia de Doña Godina, Zaragoza
(+34) 976 60 09 56

Aceite ecológico, el camino hacia lo más natural

A las múltiples etiquetas con las que se comercializa los aceites elaborados a partir de la aceituna –aceite de oliva, virgen, virgen extra- se va incorporando una que, poco a poco, se va haciendo un creciente hueco en el mercado, especialmente cuando se exporta a países como Alemania, Francia o Estados Unidos.

Hablamos del aceite de oliva virgen extra ecológico, una certificación que, según los estudios de consumo, buscan todas aquellas personas que apuestan por sistemas productivos más sostenibles y por productos más naturales, en cuya elaboración no intervengan elementos químicos.

El aceite de oliva virgen extra es un producto 100% natural, porque una de las características que lo diferencia de otros derivados es su extracción en frío y sin la intervención de procesos químicos. Sin embargo, la materia prima utilizada proviene en su mayoría de cultivos convencionales, en los que el control de plagas, enfermedades y el aporte de nutrientes para la planta se realiza utilizando productos fitosanitarios y abonos químicos sintéticos.

Así pues, aunque hablemos de un producto natural, sin ningún tipo de aditivo, esta fase previa del cultivo del olivar puede proporcionar, todavía, más garantías al consumidor sobre el origen del producto.

Y esto también se extiende a las almazaras que, al igual que el olivar, deben estar registradas y conseguir el certificado que las autorice como productoras y envasadoras de aceite de oliva virgen extra ecológico.

El aceite de oliva, en general, es un producto de consumo cotidiano y, aunque muchas veces el precio sea el factor determinante para elegir una marca o una categoría determinada, las etiquetas bio, orgánico o ecológico son un reclamo para un segmento del mercado, y esto afecta también al sector de la alimentación.

Aunque España no encabece el ranking de gasto en productos ecológicos la tendencia es una creciente conciencia sobre el origen de lo que consumimos, buscando productos más naturales y sostenibles. Y esto, hoy en día, se traduce por artículos que, en su etiquetado, incluyan los logotipos correspondientes a la certificación como producto ecológico, bio u orgánico.

Desde Aceites Lis nos hemos adherido a esta tendencia y, en esta campaña 2019-2020 incrementamos nuestra producción de aceite de oliva virgen extra ecológico después de tres campañas anteriores dedicadas a la reconversión de una parte importante de la superficie del olivar que nos proporciona las aceitunas. Además, al aceite de oliva virgen extra ecológico de arbequina El Fuelle, muy pronto incorporaremos aceite elaborado con otras variedades, ampliando así el abanico de sabores e intensidades.

Garantía de producto ecológico

Pero, ¿cómo se obtiene el certificado ecológico? La competencia en esta materia está transferida a las comunidades autónomas, que tienen sus propios comités, en este caso el Comité de Agricultura Ecológica de Aragón.

Desde aquí se establecen una serie de normas en el proceso de producción y elaboración que afectan por tanto al cultivo del olivar como al trabajo en la almazara. Una vez que el productor y envasador están registrados y cumple con todos los requisitos, se autoriza la comercialización de la marca con el sello de producto ecológico, la principal garantía para el consumidor final.

Por lo que respecta al cultivo, el paso del olivar convencional al ecológico requiere de un periodo mínimo productivo de tres años, el tiempo estimado para que tanto el terreno como la plantación se consideren libres de residuos de los abonos, pesticidas y fungicidas convencionales, denominados químicos de síntesis y que están expresamente prohibidos en la agricultura ecológica. En su defecto, estos fitosanitarios y abonos se sustituyen por otras técnicas de tratamiento del terreno y de control de plagas de origen natural, menos agresivas con el suelo, que generan menos emisiones contaminantes a la atmósfera, y que favorecen la conservación de la biodiversidad.

 

Y este proceso continúa en la almazara, donde sólo se admite el uso de productos de limpieza considerados aptos por el comité de agricultura ecológica y cuyos componentes deben ser de origen biológico. Otro requisito fundamental es la separación completa del proceso de elaboración de aceite de oliva virgen extra ecológico del convencional, para que no haya ninguna posibilidad de contaminación.

Y esto se completa con un registro exhaustivo de todos procesos de limpieza en la almazara y de entrada de aceituna, que quedan perfectamente documentados y bajo la supervisión del comité ecológico.

¿En qué se diferencian el aove ecológico y el convencional?

El modo de producción de la aceituna y el proceso exclusivo en la almazara para extraer el aceite de oliva virgen extra ecológico serían pues las principales diferencias entre uno y otro aceite. ¿Esto afecta al sabor y la calidad del aove? Realmente no tiene por qué, ya que siguiendo el mismo método de trabajo en la almazara y partiendo de una aceituna sana los aceites de agricultura convencional también pueden tener una extraordinaria calidad.

Sin embargo, y tal vez por la exigencia de más requisitos que se da en este tipo de productos, el consumidor tiende a pensar que los productos ecológicos son de más calidad y dan más garantías de alimentación saludable e incluso están dispuestos a pagar más por este sello.

El precio del aceite de oliva virgen extra ecológico

Cuando hablamos de productos ecológicos tal vez sea el precio la principal barrera para el consumidor final que no tenga una especial sensibilización hacia la conservación del nuestro entorno, puesto que el aumento de precio es notable con respecto a otros productos.

Pero ¿por qué este aumento? Como decíamos antes, la agricultura orgánica usa productos de origen natural y técnicas que, en cierta forma, suponen una vuelta a la forma de trabajar el campo anteriormente. Esto tiene dos consecuencias claras que son el origen del aumento de los precios del aceite de oliva virgen extra ecológica.

Por un lado nos encontramos con un aumento de los costes de mano de obra derivados de realizar tareas de forma prácticamente manual y, por otro, una disminución de la producción.

Frente a esto, como ya hemos mencionado, nos encontramos con aceites como El Fuelle Ecológico elaborados en el principio de la temporada, de gran calidad y libres de residuos químicos.

Al mismo tiempo, y si lo que te preocupa es la sostenibilidad de nuestro planeta, usando productos ecológicos estás apoyando formas de producción más respetuosas con el medioambiente.

¡El aceite ecológico de Aceites Lis de la campaña 2019-2020, muy pronto disponible!

mantener calidad aceite oliva

Deja un comentario

13 + seis =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies